Análisis

[Análisis] ‘Robbotto’

De la mano de JMJ Interactive, Robotto nos trae una desafiante experiencia al mejor estilo retro. Con una fuerte inspiración en los clásicos arcade nos enfrentaremos a diversos y divertidos retos.

Una nave que volaba por el espacio tuvo la mala suerte de cruzar por un campo electromagnético. Esto produjo que todas las máquinas a bordo perdieran el control, todas menos nuestros peculiares héroes, los robots de mantenimiento Robb y Otto.

Ellos cuentan con la habilidad de moverse, saltar, lanzar electricidad y agua. No te dejes engañar por lo sencillo que pude sonar, ya que a medida que avancemos lo largo de los 100 niveles las cosas se irán complicando y tendremos que arreglárnoslas con estas sencillas mecánicas.

Lo primero que veremos antes de comenzar una partida es la posibilidad de elegir dificultad. Contamos con la dificultad normal, en la que tendremos una cantidad infinita de intentos; Difícil, la cual solo nos permitirá 5 intentos; y experto, la cual nos dará una única oportunidad.

Esto se agradece, porque Robbotto es difícil y la posibilidad de elegir un nivel de dificultad lo hace accesible para todos los públicos.

Una vez que comencemos la partida nos encontraremos con un nivel muy sencillo con enemigos básicos fáciles de derrotar. Esto nos servirá para que nos acostumbremos a los controles y mecánicas del juego. A medida que avancemos aparecerán nuevos enemigos y mecánicas más difíciles que tendremos que dominar.

La dificultad escala muy bien. Se nos van presentando desafíos cada vez más difíciles a medida que avanzamos, pero el salto nunca es muy brusco. Esto logra darnos el tiempo para dominar el juego de a poco. Nunca llegaremos a frustrarnos cada vez que tengamos que repetir un nivel, gracias a lo satisfacción que nos hace sentir superar cada uno.

Otro aspecto importante de Robbotto son sus jefes. Cada diez niveles nos tendremos que enfrentar a uno, estos al igual que la dificultad general del juego, se volverán más complejos a medida que avancemos. Será nuestro trabajo descubrir cómo derrotarlos. Pelearemos contra una cierra gigantesca hasta contra un láser que tratará de pulverizarnos.

El juego cuenta con un sistema de puntuación, se nos recompensará cada vez que derrotemos a un enemigo o jefe, al superar un nivel y dependiendo lo rápido que lo completemos. Esto le da un aspecto arcade muy divertido, cabe destacar que cada vez que muramos nuestra puntuación volverá a cero. Gracias a esto podremos competir con nuestros amigos a ver quién es capaz de superar el juego con la mayor cantidad de puntos posibles.

Los controles son muy sencillos y accesibles, cualquiera puede estar jugando Robbotto en cuestión de segundos. Pero no te dejes engañar por su sencillez, no se trata de algo simple de dominar, hacernos con ellos será todo un reto. 

Gracias a la naturaleza rápida de sus niveles, la posibilidad de poder jugarlo en modo portátil se vuelve muy tentadora. Es perfecto para echarle un ratito siempre que tengamos algo de tiempo muerto, pero cuidado, porque estamos ante un juego muy adictivo.

En general se nos brindan unos controles muy responsivos y precisos, dándonos una experiencia muy fluida y satisfactoria.

Gráficamente no hay mucho que decir, tiene un estilo fuertemente inspirado en los clásicos arcades como Pac-Man o Bubble Bobble. Cualquiera que vea este juego a lo lejos pensará que se trata de un antiguo juego de recreativas. Su limpio estilo en 8 bits es muy nostálgico y agradable. Este sentimiento se ve potenciado por cada decisión en el diseño del juego, desde sus menús hasta la disposición de la interfaz. Todo esto acompañado de una pegadiza banda sonora electrónica, que no hace más que potenciar esa sensación.

Robbotto es una carta de amor a los antiguos juegos arcade, una vuelta a un tiempo donde todo era mucho más sencillo. Es imposible no ver la fuerte insipiración en los clásicos de recreativas. Cualquiera que haya pasado tardes en arcades buscando las puntuaciones más altas no podrá evitar sentirse nostálgico luego de poner sus manos en este juego.

No se nos presentarán nuevas mecánicas complejas ni nada antes visto. Robbotto le saca el máximo partido a su sencillez. Sus escasas pero efectivas mecánicas nos darán montones de horas de juegos y muchísimos desafíos por superar. Es por esto y por su accesible precio (€9.99) que recomiendo este juego a cualquiera que esté buscando una vuelta al ayer.