Artículo

[Opinión] El juego vía nube y la pérdida de derechos del jugador

No han sido pocos los directivos de diferentes compañías que mencionan el juego vía nube como el futuro de los videojuegos y aunque aún se ve lejano el momento en que este formato supla a los actuales, lo cierto es que la industria de los videojuegos ya está dando los primeros pasos hacía ese futuro y eso puede ser peligroso para los jugadores.

El juego vía nube es cuando se juega descargando los datos en tiempo real a través de internet, esto se refiere a que la consola no está leyendo un disco o reproduciendo el juego por medio de su memoria interna, si no que descarga los datos y los almacena de manera temporal mientras se juega.

Este método trae ventajas consigo como el que consolas de menor potencia puedan correr juegos más pesados, el ahorro de memoria de la consola ya que no se tendría que descargar el juego, eliminar costos de distribución, etc. Y desventajas como la necesidad de estar conectado permanentemente a internet, una buena velocidad del mismo para poder correr de manera correcta el juego y en el que nos centraremos, que el usuario no es dueño del software.

Al jugar por nube nunca llegas a ser dueño del videojuego, ya que éste se encontrará siempre en los servidores de las compañías, y tú solo pagaras para acceder a estos, convirtiendo a los videojuegos en un servicio. Para poner un ejemplo es como la diferencia entre rentar y tener una casa, mientras tu rentas te tienes que acoplar a las reglas de tu casero (que en esta ocasión serían las compañías) y la casa (el juego) nunca será tuya, mientras que si la casa es tuya eres libre de hacer lo que te plazca con ella y llegado el momento incluso venderla y obtener un beneficio con eso.

Con este modelo el jugador perderá la capacidad de poseer un título, ya no se obtendrá por medio de un pago único, dejarás de tener un disco o cartucho que puedas prestar a tus amigos, vender si es que no te agradó o incluso cambiar. Eso ya no podrá pasar porque el producto por el que pagas ya no es tuyo, no te pertenece, solo pagarás por una clave digital que te permita acceder al juego.

No solo será la muerte del formato físico, sino también del formato digital como lo conocemos, ya no podrás pasar los juegos digítales por los que hayas pagado a otra consola porque ya no serán tuyos, en la memoria no estará el juego como tal.

Todo esto también significa que las consolas no podrán usarse sin internet por lo cual se abrirá una brecha entre los jugadores, solo aquellos con una buena conexión podrán seguir jugando a nuevos títulos. Otro gran problema es la forma en que quieren venderlo. Al ser un servicio se pagará por cuotas como es el caso de la Resedent Evil 7: Cloud Edition para Switch, donde se compra un ticket que te permite disfrutar por cierta cantidad de meses el juego. Puede ser más barato en un principio, pero se convierte en pequeñas micro transacciones a la larga y es dinero que no recuperarás como en el formato actual donde puedes vender o intercambiar tu juego para recuperar una parte de lo invertido.

En conclusión, los juegos por nube pese a tener sus ventajas, le quitan el derecho a los jugadores de ser dueños del software y poder hacer con él lo que les plazca (mientras no infrinja los derechos de autor claro está), dándole una completa autoridad a las compañías que incluso podrían quitar juegos en cuanto quieran, dejando a los usuarios sin la oportunidad de seguir jugándolos.

¿Vosotros que opináis de este modelo? ¿Creéis que es el futuro de los videojuegos? Hacédnoslo saber en los comentarios.